Ciudad de México a 14 de Diciembre (ESFERA EMPRESARIAL / CÍRCULO DIGITAL).-Para nadie es un secreto que la época decembrina, en nuestro país, es una etapa muy difícil para las buenas prácticas alimenticias. Las posadas, reuniones familiares y hasta las cenas de trabajo son una tentación difícil de resistir para todos los que vivimos en México.

Sin embargo, según Rocío Medina, Vicepresidenta de Capacitación sobre la Nutrición Mundial de Herbalife, es muy importante cuidarnos en esta época pues las personas llegan a subir varios kilogramos debido a que se desconectan emocionalmente.

La relajación y la falta de constancia es uno de los principales problemas que enfrenta un régimen alimenticio y de ejercicio en diciembre. Es por ello que, Medina menciona que la clave de todo radica en el concepto de “balanceo”: “no se trata de no probar nada, ni de sufrir, sino de cuidarnos y pensar en nuestra salud física”.

El balanceo debe de estar planeado desde principio de mes. Lo primero es identificar las fechas álgidas en cuanto a ingesta de calorías y pensar en cómo se contrarrestará esta comida fuerte. Algunas cosas que podemos hacer para no tener preocupaciones esos días es lo siguiente:

  •          No cenes postre. Evita esta parte de la comida, de este modo tendrás margen de ingerir más y mejores alimentos durante una cena.
  •          Si normalmente haces ejercicio durante 30 minutos, durante esta etapa, realiza alrededor de 15-20 minutos más. De igual forma si lo realizas 3 o 4 días a la semana, intenta con 5. El ejercicio es la clave para mantenernos en forma.
  •          Si crees que la comida será demasiada y que, bajo ninguna circunstancia podrás evitarla debido a múltiples razones, trata de complementar ese día tu desayuno con un batido de proteínas y comidas balanceadas para que no afecte tanto la ingesta nocturna. Es decir, si cenarás fuerte, evita durante el día, comidas pesadas.

Con estos sencillos pasos podrás evitar muchos disgustos en el mes de enero, te sentirás tranquilo (a) y sobre todo, estarás creando un hábito que te ayudará para una mejor alimentación, un estilo de vida activo y por ende, una buena calidad de vida.