Por Elvya Martínez González

Ciudad de México a 05 de Noviembre (ELVYA MARTÍNEZ/ESFERA EMPRESARIAL).-El ataque cerebral se produce cuando un vaso sanguíneo que transporta sangre y oxígeno al cerebro se bloquea o se rompe, provocando que las neuronas dejen de funcionar o mueran. Esto podría ocasionar la muerte o la  presencia de alteraciones en movilidad, habla, visión, así como en la memoria y el  comportamiento de la persona, explicó elcardiólogo clínico y ecocardiografista, miembro de la Asociación Nacional de Cardiólogos del Centro Médico La Raza del IMSS, doctor David Flores.

Es importante destacar que en México, el Evento Vascular Cerebral (EVC) ocupa la tercera causa de mortalidad en población adulta. Cada seis segundos el infarto cerebral mata a una persona en el mundo. Sin embargo, 90% de estos eventos se asocian a 10 factores de riesgo que pueden ser modificados o controlados, evitando así ser parte de los 17 millones de personas que cada año lo presentan con consecuencias devastadoras y riesgo de muerte, de acuerdo con la Organización Mundial del Stroke.

La citada organización da a conocer los principales factores que promueven el desarrollo de un EVC y las acciones a tomar para reducir el riesgo de un infarto cerebral en sus vidas y son: Casi la mitad de los EVC en el mundo están vinculados a presión arterial elevada. Mantener la presión arterial en niveles adecuados (no mayores a 120/80 mm/Hg) puedes reducir el riesgo de un infarto cerebral.

Uno de cada cuatro casos de EVC está relacionado con altos niveles de  colesterol malo o LDL, por ello evita consumir alimentos ricos en grasas como algunos cortes de carne roja, y sustitúyelos por pollo y pescado, además de preferir cocinar al vapor que frito. Esto ayudará a que el colesterol se mantenga en niveles óptimos menores de 200 mg/dl.

Identifica la Fibrilación Auricular: Esta enfermedad es causante del 20% de los EVC en el mundo. Ocurre cuando el corazón comienza a latir de forma irregular y ocasiona flujos lentos en la sangre del corazón, originando coágulos que pueden viajar por el torrente sanguíneo y obstruir una arteria cerebral, provocando un EVC, expresó el especialista

Es importante cuidar tu peso corporal.  Uno de cada cinco casos de EVC está relacionado con la obesidad. Realiza ejercicio cinco días a la semana: Más de una tercera parte de los ataques cerebrales ocurren en personas que no hacen ejercicio de forma regular. Ejercitarse   cinco veces por semana reduce el riesgo de EVC.

Lleva una dieta sana y balanceada: Una cuarta parte de los infartos cerebrales ocurren en quienes tienen una mala alimentación, por ello, incrementa el consumo de frutas y verduras, y reduce el consumo de grasas saturadas, azúcares y alimentos procesados.

Evita fumar, ya que  uno de cada 10 infartos cerebrales está relacionado con el tabaquismo. Dejar de consumir cigarrillo o aspirar el humo como fumador pasivo reduce el riesgo de un EVC.

Más de un millón de ataques cerebrales que ocurren en un año están relacionados con el consumo excesivo de alcohol…

La diabetes daña los riñones, vasos sanguíneos, ojos y piel, también aumenta el riesgo de un ataque cerebral. Por ello es importante que si sufres de esa enfermedad o algún familiar, acudas con el médico para reducir el riesgo.

La población con menos ingresos económicos y limitados niveles educativos tienen un 16% de posibilidad de sufrir un infarto cerebral. Por ello, la implementación de políticas públicas que mejoren la distribución del ingreso y la equidad de acceso a la salud y educación, impactarán de manera positiva en la reducción de los ataques cerebrales, finalizó el doctor David Flores.