Juan Martínez Veloz

Ciudad de México a 15 de noviembre (MESAJE POLÍTICO). –Somos un país donde la cultura del debate y las consultas ciudadanas prácticamente no existe. Cuando un ciudadano “x” o un líder político llaman a debatir a otro u otros son vistos como “raros” o como una forma de “agresión política”. Fuera de los debates electorales prácticamente las discusiones (con formato) entre adversarios no existen en los medios de comunicación, salvo en el Congreso cuando se discute la aprobación de una ley.

Lo mismo sucede con las formas de democracia participativa; consulta popular, plebiscito, referendo, iniciativa legislativa ciudadana, aunque en muchos estados existen leyes que las autorizan, en la práctica rara vez se realizan.

Creemos que la negativa a debatir por parte de los diferentes líderes de los partidos políticos es contraria a la esencia misma de los partidos y al sistema democrático.

Cuando el nuevo líder del Partido Acción Nacional Ricardo Anaya tomo posesión de su cargo llamo a debatir a los demás líderes de las fuerzas políticas (en su momento escribimos sobre ello). El hecho llamo la atención sin embargo no hubo respuesta positiva de los demás líderes políticos.

Creemos que la posición líderes partidistas en ese momento debió ser “Si al debate en los términos que señala la ley y también podemos agendar debates fuera del proceso electoral en temas que sean de interés nacional y para todos los partidos y ciudadanos”.

La idea del debate esa en la esencia misma del concepto de partido político que busca ganar adeptos (militantes, simpatizantes) frente a sus adversarios (los otros partidos políticos). Negarse a debatir es casi como negar la esencia misma de la democracia.

Basta con trascribir algunas de las definiciones de partido político para darse cuenta de ello:

Ignacio Burgoa, señala que “…el ejercicio de la libertad de asociación origina la formación de partidos políticos, cuya existencia y funcionamiento es una de las características de la forma democrática de gobierno. Representan corrientes de opinión de la ciudadanía sobre la problemática general del pueblo y confrontan, valorizan y censuran la conducta de los titulares de los órganos del Estado” Ignacio Burgoa: Diccionario de Derecho Constitucional, Garantías y Amparo, 2a. edición, Porrúa, México, 1989, p. 333.

Jesús Reyes Heroles expresa “…un partido político es una organización intermedia entre el Estado y la sociedad. Le concierne recoger las necesidades y modos de pensar de sus agremiados y articular esas necesidades y pensamientos en programas congruentes y de posible realización. Le concierne coordinar intereses contrapuestos y supeditar los secundarios a los principales; alcanzar algunos objetivos y diferir otros, dentro de la jerarquización que frente a la realidad debe hacer de ellos” Edmundo Rodríguez Aragonés: Qué Piensan los Dirigentes Políticos Mexicanos, Fondo de Cultura Económica, México, 1975, p.p. 6-7.

Creemos que la labor del Instituto Nacional Electoral (INE) es pobre en este sentido. Aunque si organiza debates entre candidatos durante los procesos electorales su labor debe ir más allá.

Por un lado no debe permitir que se ensucie el lenguaje del debate político (agresiones personales y expresiones que atenten contra los derechos humanos, hay varios casos de ello)  y a la par diseñar mecanismos para facilitar el debate entre partidos en los diferentes medios de comunicación.

Se pueden publicar debates en libros (Compilaciones) o  debates en prensa con espacios que el propio INE consiga como sucedió en el pasado en algunos periódicos (El Día) y revistas para jóvenes (Encuentro)  sobre temas de la agenda política nacional.

Hay temas de interés nacional que nos gustaría ver frente a frente (debatir) a varios actores políticos:

* A Ricardo Anaya y a Margarita Zavala sobre las causas de la división interna en el Partido Acción Nacional y la ciudadanización de los partidos políticos.

* Al Lic. Andrés Manuel López Obrador como líder del partido político MORENA  y Alejandra Barrales líder del PRD sobre la negativa de las Izquierdas de hacer Coalición Electoral en Edomex en las pasadas elecciones de gobernador 2017 y las presidenciales del 2018. No entendemos las razones de ello. Algo no está bien.

*A  los representantes de México en las negociaciones del TLCAN)  y los líderes de los partidos políticos mexicanos, empresariales y sindicales  sobre el Tratado de Libre Comercio con EUA y Canadá. Primero para informarnos bien sobre el tema y después para debatir los puntos a favor y en contra. Tenemos el gran ejemplo del brexit en Reino Unido donde los ciudadanos británicos resolvieron mediante un referendo (consulta ciudadana) su no permanencia en la Comunidad Económica Europea.

* El PRI y PAN también podrían debatir sobre las elecciones en Coahuila 2017 y las federales (presidencial) de 2006 para encontrar similitudes y diferencias en cuanto a las irregularidades electorales detectadas. El PAN parece no valorar que el PRI no impugno (como tercero interesado) esa elección, no obstante a la gran cantidad de hechos extraños que ocurrieron.

La conclusión es solicitar respetuosamente a los partidos y sus líderes que deben estar en principio siempre abiertos al debate en las formas que establece la ley y otras que se convengan entre ellos mismos.

Tampoco al debatir, es un “favor” que los líderes partidistas hacen a la sociedad, los partidos son entidades de interés público financiadas esencialmente con recursos de los ciudadanos, luego debatir para informar, exponer ideas contrapuestas y en su caso llegar a acuerdos políticos debe ser vista como un fin esencial de la democracia.

[email protected].com