Ciudad de México a 07 de Noviembre (ESFERA EMPRESARIAL).-En México se calcula que existen entre 15 y 20 mil personas que viven con esclerosis múltiple. Esta enfermedad afecta el sistema nervioso central, y es comúnmente diagnosticada entre los 20 y 40 años de edad, siendo  más frecuente en mujeres con una proporción de tres a uno  respecto a los varones, de acuerdo con expertos reunidos en Veracruz, en el marco de la Reunión Anual de la Academia de Neurología.

La Dra. Verónica Rivas Alonso, Coordinadora de la Clínica de Esclerosis Múltiple y Enfermedades Desmielinizantes del Instituto Nacional de Neurología, explicó que “debido a los avances médicos, se tienen más herramientas para realizar el diagnóstico de este padecimiento, en el cual el sistema inmunológico ataca la vaina protectora de las conexiones entre las neuronas causando problemas de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo”.

Agregó que “la pérdida de la mielina se acompaña de una alteración en la capacidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde y hacia el cerebro y esto produce los diversos síntomas de la esclerosis múltiple”.

La esclerosis múltiple presenta diferentes tipos, tales como: recurrente-remitente (EMRR), que es la forma de inicio en el 85% de los casos y en la cual se producen recaídas (brotes o recurrencias), seguidos de etapas de estabilización de duración variable (días o meses); secundaria progresiva (EMSP), la cual precede a la forma RR y que puede desarrollar un aumento progresivo de la discapacidad, frecuentemente con recaídas superpuestas y sin períodos definidos de remisión.

La forma primaria progresiva (EMPP)  es la que forma  de inicio entre el 10-15% de los pacientes, se caracteriza por la ausencia de brotes definidos, con un comienzo lento y un empeoramiento constante de los síntomas y de la discapacidad.

Signos de atención

Expertos neurólogos aseguraron que los síntomas de la enfermedad son diversos, tales como dificultades para caminar y para enfocar, visión doble, alteración de la sensibilidad en brazos o piernas, complicaciones para controlar la orina o las evacuaciones, disfunción sexual y fatiga.

La Dra. Rivas Alonso aseveró que ante la presencia los síntomas antes mencionados es importante acudir al neurólogo para una valoración médica y, en caso de un diagnóstico, comenzar un tratamiento.

La especialista expresó que, pese a que no existe cura para este padecimiento, actualmente hay tratamientos que retrasan significativamente el progreso de la enfermedad y controlan eficazmente los síntomas, lo cual mejora sustancialmente la calidad de vida de quien la padece.