Ciudad de México a 04 de Marzo (AMPRYT/CÍRCULO DIGITAL).-La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, se congratuló hoy por la decisión de los militantes del Partido Socialdemócrata (SPD) de apoyar la formación de un gobierno de coalición que estará encabezado por la presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU).

“Felicito al SPD por ese claro resultado y me alegro de continuar el trabajo conjunto en favor de nuestro país”, escribió Merkel en la red social de Twitter.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, por su parte calificó la decisión del SPD de ser “una buena noticia para Europa”, al emitir una declaración en París.

Tanto Macron como la Comisión Europea (CE) hicieron en los últimos meses amplias propuestas para la reforma de ese gremio de países y de la zona de la divisa única. Sin un gobierno alemán fuerte y viable esos planes quedarían congelados.

En nombre de la Comisión Europea, su vicepresidente, Frans Timmermanns, se manifestó aliviado: “Nuestros camaradas se decidieron claramente por una Gran Coalición. GroGO!. Para Solidaridad en Alemania y en la Unión Europea!».

La contracción GroGO quiere significar que la Gran Coalición , que en alemán se sintetiza como GroKo, tiene ahora luz verde (GO). Como Gran Coalición se denomina en Alemania a la formación de gobierno en la que participan los dos mayores partidos del país, los demócrata cristianos (CDU/CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD).

El Comisario Europeo de Economía, Pierre Moscovici, expresó por su parte sus felicitaciones “a mis amigos del SPD por su responsable y decisiva votación”. Alemania está ahora en posición hacia una “Europa más fuerte”.

El presidente del Partido Unión Social Cristiano de Baviera, Horst Seehofer, declaró en un comunicado que ese resultado “es un buen fundamento para un gobierno alemán estable”.

El partido populista de extrema derecha, Alternativa para Alemania (AfD) calificó el resultado de la votación de ser una “catástrofe” para Alemania. En un tuit manifestó que “a mas tardar en 2021 recibirán la cuenta. Hasta entonces seremos el partido de oposición más fuerte en luchar a favor de una política razonable y sustentable en interés del ciudadano”.

El AfD se convirtió en estas sus primeras elecciones federales en el tercer partido más fuerte del Bundestag y por lo tanto el principal de oposición.

La secretaria general del Partido Liberal (FDP), Nicola Beer, calificó el voto socialdemócrata como de “esperarse” porque éste tiene más miedo de pasar por nuevas elecciones que de continuar marginalizado en una Gran Coalición. El FDP abortó las negociaciones para una coalición que inició con la CDU/CSU de Angela Merkel.

El presidente de ese partido Christian Lindner, comentó en Twitter que tomando en cuenta que el contrato de coalición negociado entre la CDU/CSU y el SPD tiene un 70 por ciento de contenido socialdemócrata, hubiera sido un “enigma” si hubiera sido rechazado por 70 por ciento de los miembros de ese partido.

El jefe del partido La Izquierda, Bernd Riexinger, declaró que con su decisión el SPD es de nuevo un mero “escalón” para una Gran Coalición bajo Angela Merkel. Ese partido entra debilitado y parcialmente dividido en el nuevo gobierno.

La presidenta de La Izquierda, Katia Kipping, declaró que el tercio de votos en contra demuestran que los miembros del SPD están “hartos” de Merkel.

En cambio, del Partido de los Verdes salieron felicitaciones. El jefe de ese partido, Cem Ozdemir, tuiteó “Habemos GroKo”. Apuntó que están listos para ser una oposición constructiva, dispuesta al diálogo en favor de una sociedad liberal en la que se pueda respirar, se pueda expresar con libertad, así como en favor del clima, de Europa y de la política exterior libre de negociaciones sucias.

De la cúpula de los sectores económicos de Alemania hubo reacciones duales. El presidente del Consejo de Peritos de la Economía de Alemania (también conocido como Consejo de los Cinco Sabios), Christoph Schmidt, declaró que el voto aprobatorio del SPD sienta claridad política.

Pero también criticó con el señalamiento de que “en cuanto a contenido, el contrato de coalición que fue concertado le falta una agenda político-económica clara, que fortalezca en forma sustentable el crecimiento económico”.

El presidente del Instituto Alemán de Investigación Económica, Marcel Fratzscher, puso en el centro de la atención a la Unión Europea: “con todas las nuevas tareas por delante, el nuevo gobierno alemán debería enviar una clara señal a Europa y acercarse a Francia para impulsar reformas fundamentales”.

El presidente de la Confederación de Cámaras Alemanas de Industria y Comercio, Eric Schweitzer, calificó el voto de ser “bueno para las empresas alemanas”. Sin embargo apuntó que el contrato de coalición carga a muchas empresas de lastres innecesarios”.

Agregó que «cuando partidos en una situación política difícil consiguen compromisos firmes, pueden cumplir por lo menos con sus cometidos: con una relación sólida y gran confiabilidad, que es lo que el mundo de la economía espera de Alemania”.