Ciudad de México a 16 de Diciembre (CÍRCULO DIGITAL).-La Senadora, Luz María Beristain, se opuso firmemente al dictamen que reformaba el cuarto párrafo del artículo 60 bis de la Ley General de Vida Silvestre, en materia de mamíferos marinos. Es debido a la lucha y compromiso de la legisladora con el medio ambiente, la fauna y la flora que enriquecen a México que se logró regresar a comisiones este proyecto de iniciativa para su apropiada revisión, discusión y consulta con los expertos pertinentes para lograr las modificaciones pertinentes a la ley que beneficien a las 4 mil 100 familias en Quintana Roo y 15 mil a nivel nacional que de aprobarse este dictamen hubiera tenido un impacto negativo a su bienestar.

“No estamos en contra de una Ley de Bienestar Animal, pero necesitamos una bien hecha, porque esta es una capricho de un senador que ni siquiera está presente”. También denunció ante la Cámara Alta, la falta de compromiso de compañeros senadores por escuchar las voces de aquellos más afectados que han intentado reunirse con los representantes del pueblo mexicano, sin embargo no se les ha dado el espacio suficiente y también se ha ignorado la carta de puntuales recomendaciones de PETA, una organización seria y dedicada a los temas de la protección animal.

No es justo ni correcto que quieran dar “un madruguete” a las familias quintanarroenses, puntualizo la senadora, quién reitero su compromiso por atender a esta ley de manera seria y de manera incluyente en las comisiones competentes para que se genere una política pública de protección animal que también proteja los empleos y modo de vida de tantos mexicanos que se dedican a las actividades de pesca y otras industrias relacionadas.