Ciudad de México a 17 de Noviembre (CÍRCULO DIGITAL).-La Universidad Iberoamericana Ciudad de México recibió el Premio Nacional de Comunicación José Pagés Llergo ‘Por los derechos del hombre’, como reconocimiento a las labores de rescate, solidaridad y vocación de servicio en las zonas afectadas por los sismos de septiembre, en especial el del 19 que dejó un saldo de 361 muertos.

“La sociedad mexicana fue testigo presencial de cómo los jóvenes de la Ciudad de México y de otras entidades protagonizaron una cruzada humanitaria nunca antes vista en el país. Miles de universitarios, apoyados por sus centros de estudio, salieron a las calles para asistir a los damnificados y repartir alimento”, señala la misiva firmada por Beatriz Pagés, Presidenta de la Fundación Pagés Llergo A.C., en la que se notifica a la IBERO el galardón conseguido.

Rosa Ferrer, secretaria general del Consejo de Presidentes de Sociedades de Alumnos (Copsa), recibió a nombre de nuestra casa de estudios el premio ‘A la Juventud de la Iberoamericana’, que se entregó en el Club de Industriales. En el evento también se galardonó ‘a la juventud’ de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),  de la Universidad Anáhuac, de la Universidad Panamericana y del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Ferer, estudiante de séptimo semestre de la Licenciatura en Historia, dijo que este premio especial que otorgó la Fundación Pagés Llergo es para toda la comunidad universitaria, en especial para los jóvenes que se organizaron durante esos días críticos para el país. Comentó que esta distinción es importante para motivar a la gente a seguir apoyando, sobre todo ahora que el número de voluntarios descendió.

La IBERO CDMX instaló un centro de acopio después del sismo del 19 de septiembre, en donde se recolectaron 128 toneladas de apoyo para los afectados. Desde el campus localizado en Santa Fe se enviaron víveres a Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero, Oaxaca y la Ciudad de México.

Las y los voluntarios fueron estudiantes, integrantes de la planta docente y personal administrativo, quienes se encargaron de recibir, separar, marcar, empacar y entregar el apoyo en las zonas duramente golpeadas por el fenómeno natural.

“La IBERO no sólo recibió las cosas y las repartió, sino que arquitectos, ingenieros y psicólogos hicieron brigadas para ayudar a la gente que no estaba siendo atendida”, dijo orgullosa sobre el premio Samantha Mena, presidenta de la Sociedad de Alumnos de Diseño Gráfico, pues sólo buscaron ayudar sin esperar algo a cambio. Por lo que esta presea «hace sentir bien a la comunidad universitaria».

La distinción también se otorgó a periodistas, fotógrafos, funcionarios públicos, a marinos, soldados, bomberos, médicos, profesores y a ‘Frida’, la perrita rescatista de la Armada de México.