Ciudad de México a 01 de Diciembre (CDMX MAGACÍN/CÍRCULO DIGITAL).-Ante las bajas temperaturas que se han registrado en la Ciudad de México, que han llegado a menos cuatro grados y se pronostica podrían llegar a seis bajo cero, el diputado Luis Alberto Chávez García, presidente de la Comisión de Desarrollo Rural de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, urgió al secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva, a implementar acciones de apoyo a favor de la población que aminoren los efectos del frío de quienes habitan la zona del Ajusco en la Delegación Tlalpan.

El legislador recordó que la Secretaría de Protección Civil activó la alerta amarilla en toda la CDMX ante el descenso de la temperatura a causa de los frentes fríos y exhortó a la población abrigarse con ropa de lana o algodón, utilizar gorros, bufandas y cuidarse de los cambios bruscos de temperatura.

Comentó que adicional a las recomendaciones de mantenerse abrigados para evitar enfermedades respiratorias, la población requiere evitar quemar leña o encender quemadores de petróleo al interior de las viviendas, para evitar riesgos de intoxicación.

De ahí que recordó que los habitantes de las zonas altas requieren suéteres, chamarras, cobijas, gorros, bufandas y guantes, ya que en los pueblos del Ajusco y en Parres el Guarda la mayoría son personas con un ingreso económico bajo y por sus actividades cotidianas requieren estar en el campo o deben desplazarse grandes distancias, a muy temprana hora, que los sitúa en condición de vulnerabilidad extrema.

“Los campesinos son los que resienten más el frío, sea por la altura, los bosques o la cantidad de humedad que los rodea, además de la lejanía que se ubican los servicios de emergencia; las condiciones son más extremas porque habitan viviendas de madera con techos de lámina o de cartón”, puntualizó.

De ahí que reiteró el llamado para que se apoye con prioridad a esas personas vulnerables al frío intenso que se pronostica las próximas semanas, entre las que se encuentran también adultos mayores y niños, que son considerados grupos de población en mayor riesgo de padecer los efectos del clima, concluyó.