POR ALEJANDRO LELO DE LARREA / HUGO HERNÁNDEZ / MENSAJE POLÍTICO).—El líder del PRD en la CDMX, Raúl Flores, ataja de inmediato la pregunta y asienta que es absurda la historia que se quiere vender en los medios, de que Morena ya ganó la Ciudad de México, y que la alianza Por México al Frente y su candidata Alejandra Barrales ya nada tienen que hacer.

“La izquierda y los votos están divididos en la CDMX. La parte más radical y más oscura se ha pasado a Morena. Ahí vemos a René Bejarano (El Señor de las Ligas); a una lideresa de ambulantes: la hija de Alejandra Barrios se unió también a Morena”, entre otras linduras.

Flores sostiene que la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum es débil, y su fuerza depende sólo de Andrés Manuel López Obrador. “A diferencia de Alejandra Barrales, Claudia no tiene una historia política propia. No tiene una historia de lucha. Yo nunca la vi en los temas verdaderamente puntillosos de las libertades, más bien siempre la vi cobijada por Andrés”.

Otro de los personajes oscuros y con un lastre de corrupción que ahora están en Morena, comenta Flores, es Marcelo Ebrard, el muy cuestionado ex jefe de Gobierno del Distrito Federal, que incluso huyó del país por casi 3 años, dándose una vida lujosa, con recursos de dudosa procedencia.

“Siempre lamentaré  que Marcelo haya preferido tomar esta ruta de opacidad en el ejercicio de la función pública. Lo hemos denunciado desde la diputación, los manejos que se hicieron para poder confeccionar la Línea 12 del Metro, que costó mucho dinero a la ciudad, y primero tuviera las fallas, y además el modelo absolutamente fraudulento de hacer una obra pública de casi 14 mil millones de pesos, para que por arriba corra un negocio privado de más de 20 mil millones de pesos a 30 años.”

Sobre Ebrard, añade que ve su mano Ebrard detrás del Partido Encuentro Social (PES), al que pastoreó durante más de 3 años el también oscuro y corrupto ex delegado de Iztapalapa, Jesús Valencia, cuya cercanía con Ebrard proviene de que le ocultó los excesos de su ex esposa, Mariagna Prats, en el DIF capitalino.

Raúl Flores concede la entrevista a MENSAJE POLÍTICO en un restaurante del sur de la ciudad, al cual llega en su bicicleta. Aquí, los extractos con quien juega uno de los papeles más importantes en la campaña de Alejandra Barrales:

 

 

De Ebrard y otros demonios

—¿Esta alianza PRD-PAN-MC le puede ganar a Morena? Lo pregunto porque han querido crear un ambiente de que Morena ‘ya ganó’, que Morena es ‘invencible’, que el PRD ‘ya perdió’. ¿Esto es así?

—No es imposible. Me queda claro que la izquierda se dividió. Ahora vemos que la parte más radical, por así decirlo, pero también la más oscura, se ha pasado a Morena curiosamente. Ahí vemos a René Bejarano, allí una lideresa de ambulantes, la hija de Alejandra Barrios se unió también a Morena. Casi siempre en las redes, en las calles, uno tiene un buen termómetro de lo que está pasando y, a mí me dicen: ‘Qué bueno que se libraron de Bejarano’, o ‘de esa parte tan oscura del ambulantaje’, y así en otros casos”.

“Te diría lo que sí tenemos es que Morena llegó a ser una especie de sorpresa en el 2015, hoy ya no tienen ese ingrediente. Hoy la de gente en Tláhuac, en Xochimilco, en Cuauhtémoc, en Azcapotzalco y en Tlalpan, sabe lo que significa un gobierno de Morena; lo que significa pactar con el narco, en el caso de Tláhuac; lo que significa verdaderamente abandonar los servicios públicos en el caso de Xochimilco; lo que significa la indolencia de 19 vidas pérdidas de niños que murieron en el Rébsamen por la negligencia, sí de gobiernos anteriores, pero también muy fuertemente por parte de Claudia Sheinbaum. La ausencia total de gobierno en el caso de Azcapotzalco y lo que hoy significa el desastre de los que viven en la delegación Cuauhtémoc.

 

—¿Se compite, como dice Alejandra Barrales, contra López Obrador?

—Yo creo que contra Andrés. A diferencia de Alejandra Barrales, Claudia no tiene una historia política propia. No tiene una historia de lucha. Por ejemplo, (Claudia) aprovecha su condición de mujer, pero yo nunca la he visto, al menos yo sí he participado en las luchas de las mujeres, y yo nunca la vi oponiéndose o plantándosele a López Obrador para que los derechos de las mujeres fueran respetados. Yo nunca la vi en los temas verdaderamente puntillosos de las libertades, más bien siempre la vi cobijada por Andrés, y lejos de brillar por luz propia, brilla con la luz de Andrés Manuel.

 

—En 1997, la ciudad se volcó hacia un proyecto de izquierda. ¿Hoy quién enarbola ese proyecto de ciudad?

—Mira en el caso de la Constitución de la Ciudad de México, la impugnaron el PES y Morena, porque básicamente esta constitución va a pegarle directamente al corazón del dragón: al presidencialismo mexicano, al autoritarismo, al verticalismo como lo hemos conocido casi por cien años en este país.

“Entonces, si me dices izquierda, primero la izquierda se ha transformado, segundo yo veo que hay una especie de priísmo reelaborado con estos tintes de izquierda que dice ‘el autoritarismo es por tu bien’, eso se ve en Morena. Nosotros hemos preferido seguir la ruta de la reforma del Estado, cambiar totalmente las condiciones con las que se ejerce el poder, horizontalizarlo más, hacer balances, pesos y contrapesos favorecerlos, y no que sea el país de un solo hombre, la ciudad de un solo hombre, porque de eso ya nos hemos equivocado bastante los mexicanos.

Ebrard, la ruta de la opacidad

—¿Qué te parece el regreso de Marcelo Ebrard, ya la operación política aquí en la ciudad, metido como nos cuentan en la campaña de Claudia Sheinbaum?

—La verdad es que siempre lamentaré que Marcelo haya preferido tomar esta ruta de opacidad en ejercicio de la función pública. Lo hemos denunciado desde la diputación, los manejos que se hicieron para poder confeccionar la Línea 12 del Metro; el PPS (Proyecto de Prestación de Servicios), para el arrendamiento a la empresa española CAF, de los 30 trenes que circularían sobre la llamada Línea Dorada. Es increíble que un personaje tan preparado como Marcelo Ebrard se haya prestado a que toda una obra pública, que costó mucho dinero, que a la ciudad le representó un gran costo, primero tuviera las fallas, sin duda es lo más evidente y lo que más costo político trajo al PRD.

“Pero más allá de ese costo político, yo te diría el costo para la ciudad y el modelo de, por lo menos decir, exótico sino es que absolutamente fraudulento de hacer una obra pública de casi 14 mil millones de pesos, para que por arriba corra un negocio privado de más de 20 mil millones de pesos de 30 años.

“Es como si nosotros le construyéramos con dinero público las vías de ferrocarril a la concesión de Ferronales. Además son trenes férreos para curvas muy cerradas, yo no soy técnico, pero lo han demostrado suficientemente. En la oficina tengo un riel de los desgastados, que siempre está recordando esta terrible omisión que no sólo le costó a la ciudad sino que además puede costar vidas. Yo espero que no”.

El silencio ominoso de López Obrador

—¿Podría decir que López Obrador también tiene responsabilidad política en lo que hizo Marcelo?

—Al final, quien consiente, avala. Lo que creo es que nunca le vamos a poder sacar a López Obrador siquiera una declaración. Él siempre estará ahí con sus aliados políticos hasta que no le sirvan. También es cierto que el costo político de incorporarlos sí va a reportarle a Andrés Manuel problemas de verdad. Hoy nadie tiene la mayoría política asegurada en el país, ni en la ciudad. Todo está por resolverse y creo que la apuesta de personajes tan controvertidos, en el caso de Ebrard, sí quiero decir que lo lamento mucho que haya tomado ese derrotero.

El tema de la amortización del PPS es de controversia con el propio Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. Me tocó vivir ese tramo de la falta de recursos en la ciudad por amortizar los PPS, es escandaloso. Imagínate ese yugo que hoy tiene la ciudad respecto de los concesionarios, que por cierto son las personas más cuidadas del mundo. Nadie habla de los concesionarios, ni los puede buscar, ni son accesibles.

 

—La historia de Marcelo Ebrard tú la conoces bien, que le hizo el trabajo sucio por muchos años al PRI en la Ciudad de México. ¿Crees que vaya a ser parte del trabajo sucio en la campaña?

—Mira, hablando de trabajos sucios y de estas historias, por ejemplo, al doctor Mancera se le carga haber sido el orquestador del 1D (la represión de las protestas en el marco de la toma de protesta de Enrique Peña, en 2012. El que estuvo con el radio dando las órdenes para que se reprimiera selectivamente en la ciudad, fue Ebrard. Evidentemente, este esquema de mano dura le conviene a Andrés Manuel en un proyecto vertical.

No nos podemos equivocar

—¿Cómo ganarle a Morena?

—No nos podemos equivocar. El PRD debe abanderar primero la Constitución de la CDMX, fortalecerla y protegerla. Segundo, los temas de corrupción deben acabar, debe haber las suficientes herramientas de transparencia y de combate a este fenómeno para que eso no suceda.

“Debe reformarse el esquema de seguridad pública en la ciudad, sin duda. También es un tema de primera importancia, y creo que los esquemas tecnológicos de prevención, de supervisión del Sistema Penal Acusatorio, se deben afinar absolutamente y debe haber un principio fresco en esa materia.

Y lo otro que es muy importante, creo, es entender la dinámica económica y de trabajo que se nos viene. La ciudad es la primera que está resintiendo toda esta oleada de cambio en las formas de trabajo, el cambio en las formas de comunicación, el cambio en las formas del consumo, pero también en las formas en que la gente ocupa su tiempo y lo que necesitan.

Una ciudad mucho más digital, una ciudad mucho más interconectada, y con opciones de trabajo que ahí por ejemplo, es muy importante porque se necesita este mecanismo para que la gente pueda ir a capacitarse en esta nueva oleada, que nos va a involucrar a todos y que va a cambiar la lógica de trabajo. Ya este tema de las 40 horas semanales, va a cambiar a las horas que productivamente puedas invertirle a los servicios tecnológicos muy seguramente en el caso de la Ciudad de México.”

 

—Raúl, cómo van a trabajar los tres liderazgos de los tres partidos aquí en la ciudad, PRD, PAN y MC. De Alguna manera el PRD tiene mayor responsabilidad por la fuerza que tiene en la ciudad. ¿Cómo va a ser esta coordinación?

—Mira, la coordinación la estamos planteando, viene un poco en el acuerdo de coalición. La responsabilidad del PRD es muy fuerte, porque gobernamos alrededor de 5 millones 200 mil personas en la CDMX. Y ya todo el frente sumado ya casi 7 millones de personas. No nos podemos equivocar en determinar quiénes serán las Jefas y Jefes Delegacionales, nuestras propuestas, que en lugar de ser controvertidos, sean gentes que verdaderamente puedan arrastrar el voto hacia el Frente, y que pueda brindar respuesta y certeza a la ciudadanía.

 

—Esta parte de que se han estado heredando el poder entre la esposa y que ahora la cuñada. ¿Eso cómo lo ve el PRD?

—Ese fenómeno ya no lo vamos a ver. No dudo que haya. El tema de las familias políticas es un tema muy recurrente, pero que va cayendo naturalmente. Yo creo que uno no debe heredar el poder. Eso no te lo diría si no lo hubiera practicado en Coyoacán yo mismo.

Ebrard pasoteró al PES

—¿Qué tanto ves la mano de Marcelo en la alianza con el PES?

—Hay muchas teorías. Viendo unas fotos antiguas, veía a [Jesús] Valencia, otra de las joyas que se fue a Morena. Hay una relación muy fuerte, fue el encargado de pastorear al PES en el DF. Los principios en este momento de la política es lo último que importa. Creo que ahora que podemos ver a estos personajes de priistas, morenistas, de verdes, algo que no pueden ofrecer al electorado es convicción, son principios, son valores, y de eso hoy está hecho el masacote de Morena, y de eso está hecho esta alianza tan perversa, pero que es lógica en un hombre tan conservador, tan mocho, tan corto en sus convicciones libertarias como López Obrador.

Raúl Flores concluye con una alerta a los ciudadanos, para que de verdad se informen y ejerzan su libertad en las redes.

“La gente tiene derecho a ser dura, pero también tiene derecho a seguir a los medios serios, a informarse. Que se cuiden mucho de las oleadas mediáticas que se están haciendo. Que acudan a fuentes más serias porque hay mucha irresponsabilidad en las redes porque se puede provocar, o estamos en los albores de que se pueda provocar verdaderos problemas sociales”, puntualiza.