• Marco Rascón rindió protesta como candidato al GCDMX por el Partido Humanista

• En su campaña estará acompañado por el luchador social «Súper Barrio»

 

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de febrero (MENSAJE POLÍTICO / AMPRYT).—Marco Rascón, luchador social desde hace más de medio siglo afirma que Cuauhtémoc Cárdenas ha sido el mejor Jefe de Gobierno que ha tenido el Distrito Federal, y el peor Andrés Manuel López Obrador.

A pregunta expresa al respecto, dijo: “Estamos todavía pagando mucho de la pésima decisión de pagarle 450 millones de pesos a Juliani por venir a pasearse un solo día, e implementar su sistema de cero tolerancia, que es expulsar a los pobres de la Ciudad de México”, expresa contundente el fundador del PRD.

Este lunes, Marco Rascón rindió protesta como candidato del Partido Humanista a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, en acto encabezado por Luciano Jimeno Huanosta, líder de ese organismo político que sólo cuenta con registro en la capital, y otros legendarios luchadores de la izquierda, como Félix Hernández y Salvador Nava, cercano a Cárdenas.

En breve conferencia de prensa, a Rascón se le preguntó quién cree que fue el mejor y quién el peor de los jefes de Gobierno del DF emanados de la izquierda, y en su respuesta añadió sobre López Obrador, que en su mandato se generó un reglamento que terminó siendo clasista y contra la población de menores recursos.

“Creó la Ley de Cultura Cívica, que es represiva que, por ejemplo, criminaliza a la gente por hacer trabajos informales en vía pública. Y ahora quiere repetir lo de 2000-2006 con Claudia Sheinbaum, que no es candidata a jefa de Gobierno, sino candidata a regente”, en alusión a que quien va a gobernar es López Obrador.

En contraste con López Obrador, añade Rascón, su candidatura y el Partido Humanista no sólo buscan la participación electoral, sino un movimiento con visión de futuro.

Rascón dice que el de Cárdenas fue el mejor gobierno, porque logró en primer lugar derrotar al PRI, abrir al gobierno de la capital, y aunque estuvo sólo 2 años, agrega, estableció las bases para los principales cambios que se dieron a favor de los capitalinos en los años subsecuentes.

Creador del personaje Súper Barrio, tan famoso en los años 1990 que incluso fue simbólico candidato a la Presidencia de los Estados Unidos, en 1996, respaldado por los intelectuales Noham Chomsky y Eduardo Galeano.

A la pregunta de qué papel va a jugar Súper Barrio en su candidatura, responde: “Ah, lo conozco, es como de mi familia, que nadie puede cambiar de apellido”, dice.

Súper Barrio vuelve al ring

Rascón define a Súper Barrio como un símbolo positivo, cultural, de participación ciudadana en la vida comunitaria. La lucha libre ya era (en 1987) patrimonio cultural intangible de la ciudad de México.

Ese personaje, con agudo sentido del humor e irreverente, que incomodaba a los poderosos, además le vino a dar otro rostro a los barrios de la capital, que en los años 1980 se les llamaba así de forma peyorativa. “Súper Barrio surge en una vecindad de República de Chile, el 12 de julio de 1987, y apareció en público días después, por vez primera, en el Ángel de la Independencia.

Después, el personaje se hizo famoso en América Latina y en Estados Unidos, pues fue candidato simbólico a la presidencia de ese país. “La intención era ganar la Casa Blanca, porque desde ahí se decide no sólo lo que pasa en aquella nación, sino en México y muchos países más”. Esa candidatura simbólica fue contra Clintón, quien finalmente ganó su reelección.

Rascón dice que en esta campaña más que utilizar al personaje de Súper Barrio, va seguir enarbolando las causas sociales que siempre abanderó, hace medio siglo, cuando participó en movimientos sociales que derivaron en guerrilla, en la década de los 1960. Incluso, por ello estuvo en prisión y en riesgo de haber sido desaparecido.

“A Súper Barrio le seguirá caracterizando su espíritu festivo y de alegría, sin caer en el ambiente de insultos”.

«Soy quien mejor conoce la ciudad»

En su discurso de toma de protesta, Marco Rascón se dijo parte de una generación que luchó durante muchos años por cambiar las cosas. “Con 50 años de activismo y militancia, soy quien conoce mejor a esta ciudad. He participado a favor de las causas justas, como la democracia, la cultura, el desarrollo urbano, el deporte o la vivienda, sin caer en la reflexión desde un escritorio ni de reflexiones abstractas», aseveró

Hoy restaurantero y cocinero, Rascón Córdova recordó haber caminado y recorrido todas las calles, colonias, barrios y pueblos de la ciudad, lo que le permite tener una visión integral para cambiar las cosas, con la fuerza colectiva de actores, activistas y luchadores sociales que han luchado a favor de la capital del país.

El abanderado Humanista dijo que encabezará también un festejo democrático al recordar que en 2018 se conmemoran 80 años de la expropiación petrolera y medio siglo del Movimiento Estudiantil de 1968.

Además, recordó, se cumplirán 30 años del movimiento democrático de 1988 y que a partir de los sismos de 1985 arrancó también una serie de procesos y transformaciones «de los que fuimos actores, partícipes y protagonistas, con aciertos y errores».

Llamó a establecer una contienda política de altura y de altos contenidos que le sirva a las personas para «ponernos en ruta» hacia el presente y futuro de la ciudad. «Los problemas de la cultura, el agua, el desarrollo económico, el medio ambiente y el desarrollo urbano deben abordarse con visión de futuro», resaltó.

Mirar al 2050

Marco Rascón indicó que el deterioro y las vulnerabilidades de la ciudad son muy grandes que requieren acuerdos de todas las fuerzas políticas para sacar adelante a una ciudad profundamente plural y diversa, para mirar hacia 2050.

De ahí que se requiera de conciencia y organización ciudadana, además de que se tenga la capacidad de ver los problemas y la vulnerabilidad de la ciudad ante los fenómenos naturales, pero también frente a los intereses «donde ha imperado en los últimos tiempos, el interés privado sobre el interés público», acotó.

Resaltó su coincidencia con la plataforma, estatutos y plan de acción del Humanismo, de ahí que su afinidad «no es casual». De ahí que recordó la trayectoria de lucha social del diputado Luciano Jimeno, a quien conoce en muchos frentes y participaciones sociales hace más de 30 años».

Reconoció el interés de Salvador Nava y Félix Hernández, dirigentes estudiantiles de 1968, por contribuir dada su decidida trayectoria en luchas cívicas, sociales y democráticas.

«Las circunstancias nos permitió tener la posibilidad de coincidir en la lucha democrática con vocación a futuro de la Ciudad de México», concluyó.