Ciudad de México a 30 de Marzo (AMPRYT/CÍRCULO DIGITAL).-El presidente de Argentina, Mauricio Macri, sorprendió al asumir en los últimos meses reclamos de la agenda feminista como la equidad salarial, licencias por paternidad y, sobre todo, la legalización del aborto.

La titular del Consejo Nacional de las Mujeres, Fabiana Túñez, ha llegado a calificar a Macri como “el feminista menos pensado”, mientras que él mismo se ha reconocido como “un feminista tardío”.

Las nuevas posturas del presidente son inesperadas porque arrastra un historial de actitudes machistas que, en su momento, le valieron una serie de escándalos.

Cuando era jefe de Gobierno de Buenos Aires, por ejemplo, Macri aseguró que a todas las mujeres les gustaba que les dijeran piropos como “qué lindo trasero que tenés” y explicó que el destino de las mujeres era educar a sus hijos, no formar parte de ningún gabinete.

Ya como presidente, Macri integró un equipo de trabajo compuesto mayoritariamente por hombres y hoy, de los 21 cargos principales del gabinete, sólo hay dos ministras: Patricia Bullrich en Seguridad y Carolina Stanley en Desarrollo Social.

En entrevistas recientes, el presidente explicó que cuando decidió ser político, tuvo que aprender y valorar a las mujeres porque él estudió en un colegio de varones, trabajó como ingeniero y luego fue presidente de Boca Juniors, ámbitos mayoritariamente masculinos.

La revolución feminista que recorre el mundo terminó de convencerlo de la necesidad de apoyar derechos que desde hace décadas pelea aquí el movimiento de mujeres.

El pasado 1 de marzo, al presentar su informe de Gobierno ante el Congreso, Macri prometió el envío de una ley para garantizar la equidad salarial entre hombres y mujeres, ya que las argentinas ganan en promedio 30 por ciento menos aunque realicen el mismo trabajo.

Pero cuando la iniciativa llegó al Congreso, resultó que no incluía obligatoriedad ni sanciones a las empresas que no respeten este derecho, por lo que, en caso de ser aprobada sin cambios, sólo representará una especie de buenos deseos.

Por otra parte, el gobierno propuso ampliar de dos a 15 los días de licencia por paternidad, aunque las feministas exigen que se equipare con los 90 días que tienen las mujeres.

La decisión más sorpresiva fue que Macri habilitó el debate parlamentario sobre la legalización del aborto a pesar de que reiteró que está en contra.

Hace dos años, en una entrevista con Notimex, el presidente descartó por completo que durante su gobierno se pudiera legalizar la interrupción voluntaria del embarazo

Sin embargo, el creciente respaldo social a la legalización, que hoy ronda el 60 por ciento, lo convenció de la necesidad de abrir por primera vez un debate parlamentario que está en curso y que culminará en la Cámara de Diputados en junio, con una votación en el recinto.