VERACRUZ, 8 de abril de 2018, JOSE MARIA RACCORTA / MENSAJE POLÍTICO.–En Veracruz, ante más de 20 mil campesinos que llegaron de diversas regiones de la entidad, en un acto eminentemente proselitista, el candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, expuso que “el campo ha sido, es y, en mi gobierno, será la fuerza de México”.

En el octavo día de campaña en busca del voto que lo lleve a la Presidencia de la República, Meade ofreció claramente un paquete de reformas que potencie al campo y permita que éste sea palanca de desarrollo nacional.
Frente a los miles de campesinos que abarrotaron un ingenio azucarero de la localidad del Cardel, el aspirante presidencial habló de seguridad alimentaria y mencionó que el tema del campo, no le es ajeno, porque antes de haber sido secretario de Estado en cinco ocasiones, encabezó la reestructuración en lo que fue Banrural y lo convirtió en una financiera que ofrece apoyo a los campesinos, dejando atrás aquel barril sin fondo que fue ese banco.
Insistió en que al campo hay que hacerlo productivo, rentable, que ofrezca empleo seguro y desarrollo para quienes trabajan y viven de él. En consecuencia, expuso propuestas concretas que incluyen la creación de ventanillas únicas, apoyos y créditos oportunos, suficientes y reglas sencillas.
“Vamos a reestructurar a las dependencias, empezando por la Sagarpa, la Sedatu y la Banca de Desarrollo para disminuir al mínimo los trámites, que las reglas sean claras, sencillas, efectivas y que no nos las cambien cada año”, reconoció.
Anunció que los temas del agua se abordarán desde la óptica de seguridad nacional; vamos, dijo, a fomentar la producción de alimentos en el traspatio de las casas para fortalecer la economía familiar de los campesinos.
Meade señaló que será preciso ofrecer apoyo oportuno a los productores y poner orden en la comercialización, acercando al productor y al consumidor, eliminando etapas y coyotes. Precisó que en esta estrategia se dará subsidio al diesel, pero se vigilará que este beneficio le llegue de manera directa al pequeño productor, además de que habrá seguridad social para los campesinos.
Entre matracas, porras, gritos y sonidos de banda que se escuchaban en lo que es un gran bodegón donde se concentra la zafra de la caña, Meade se comprometió a ser el mejor aliado de los campesinos “para avanzar con ustedes meros y hacer equipo con las mujeres para que los beneficios del campo alcancen para todos”.
A las mujeres, en las que dijo fincará el eje toral de su campaña, les pidió salir a hacer labor y les digan a sus familiares que la suya es la mejor opción y que “yo mero soy el que más les conviene a las mujeres del campo”.
En Veracruz, el candidato Meade comió con la clase política, se reunió con marinos y ofreció compromisos en favor de la entidad, poco antes de regresar a la Ciudad de México, en esta su campaña política en busca de la Presidencia de la República en la que el campo será un punto central de su gobierno.