Ciudad de México a 11 de Noviembre (CÍRCULO DIGITAL).-Luego de aprobado el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 (PEF2018), con graves inconsistencias y con una visión ventajista por parte del ejecutivo federal y sus diputados del PRI-Verde y aliados, decidieron impulsar un presupuesto de egresos para el próximo año que termina de perder el rumbo para lograr crecimiento y desarrollo para México, señaló la Vicecoordinadora de Proceso Legislativo de su bancada en San Lázaro, Eloísa Talavera Hernández.

 

“De acuerdo a la última medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), referente al periodo de 2014-2016, 53.4 millones de personas son pobres, 8.6 millones más son vulnerables a ser pobres por sus ingresos; 62 millones de personas viven con un ingreso inferior a la línea de bienestar (el equivalente al valor total de la canasta alimentaria y de la canasta no alimentaria por persona al mes) y 21.4 millones más, viven con un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo (el equivalente al valor de la canasta básica alimentaria por persona al mes); este es el resumen de la fallida administración Peñista” refirió.

 

Talavera Hernández criticó que en medio de la precaria situación de más de 62 millones de mexicanas y mexicanos que viven con un ingreso inferior a la línea de bienestar, el Presidente Peña Nieto haya decidido subirse el sueldo y subirle el sueldo a sus jefes de estado, es peor que una mentada de madre, dijo.

 

“Y la gente nos criticará y argumentará que nosotros lo aprobamos, pero hay que poner ayudarle a entender que como legisladores tenemos que aprobar en lo general el presupuesto de egresos de la federación para no paralizar al país, y en lo particular metemos reservas que es la herramienta legislativa para generar cambios en los específico al presupuesto y buscar que no sucedan los dispendios y despilfarros a los que está acostumbrado el PRI-VERDE, y lamentablemente ahí nos mayoritean” explicó.

 

Talavera Hernández lamentó que estemos entrando al último año fiscal de la presente administración y que el presidente Peña haya sido evasivo, omiso e indiferente a los –gritos- desesperados de millones que clamaron durante años por una nueva forma hacer política para el desarrollo económico del país, lo que ha causado un estancamiento caótico a México.

 

Tuvimos, dijo, la oportunidad de transitar a la –Economía del Conocimiento- capitalizando los recursos humanos altamente preparados del país, para diseñar una estrategia nacional que permitiera generar e impulsar un crecimiento importante del Producto Interno Bruto a partir de la investigación y la ciencia en diversas áreas como ha sucedido en muchos países del mundo, y Peña Nieto, contrario a esto, decidió nuevamente recortar el presupuesto de Ciencia y Tecnología.

 

“A la Ciencia y la Tecnología se le reconoce a nivel mundial como motor central de crecimiento social y potenciador del desarrollo económico de un país, mediante la priorización de políticas enfocadas a la aplicación de la investigación y el conocimiento” argumentó.

 

Por ejemplo, expuso, el CONACYT recibió un recorte de más de 37.6 millones de pesos, cifra que se suma a los 7 mil millones de pesos que le quitaron en el 2017.

 

En reservas, subrayó, solicité más recursos para la Agencia Espacial Mexicana, esta agencia que tiene la oportunidad de estimular el liderazgo regional y nacional mediante el despliegue de programas para la innovación tecnológica, y políticas para el desarrollo industrial aeroespacial y la formación de recursos humanos altamente calificados.

 

Explicó que la propuesta que manda el Poder Ejecutivo para el Presupuesto de Egresos 2018 planteó una partida de 77.8 millones de pesos, lo que significa una disminución de más de 14.6 millones de pesos, es decir más del 13 por ciento respecto al ejercicio fiscal 2017.

 

Es por ello, dijo, que en las reservas en el pleno, hice el planteamiento de una ampliación del 50 por ciento, así como la creación de un fondo para impulsar la industria aeroespacial en México, con una partida de 180 millones de pesos.

 

Peña Nieto y todos sus aliados, los que están alejados de la realidad difícil y complicada de millones de familias mexicanas, perdieron el piso totalmente y lo único que nos quedará para cerrar su sexenio fallido, será supervisar y exponer toda acción corrupta, todo mal manejo de los recursos y todo abuso del poder que sistemáticamente han cometido tanto el presidente como sus funcionarios y sus aliados en el Congreso de la Unión, puntualizó.