Ciudad de México a 04 de Marzo (AMPRYT/CÍRCULO DIGITAL).-Ante la prolongada resolución de los reclamos a instituciones financieras, el senador Jesús Casillas propuso una iniciativa para establecer un plazo máximo de cuatro meses, a fin de que, el asunto materia de un juicio ordinario que implique la realización de un determinado acto, deba ser cumplido completamente.

En su propuesta de adición a un párrafo del artículo 50 Bis de la Ley de Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros, también contempla la obligación para que cada institución financiera cuente con una Unidad Especializada que atienda consultas y reclamaciones de los usuarios.

El documento señala que dichas instituciones deberán informar mediante avisos colocados en lugares visibles en todas sus sucursales la ubicación, horario de atención y responsable o responsables de la Unidad Especializada.

Los usuarios podrán a su elección presentar su consulta o reclamación, ante la Unidad Especializada de la Institución Financiera de que se trate o ante la Comisión Nacional para la Defensa del Usuario de Servicios Financieros.

De acuerdo con la iniciativa, la Unidad deberá recibir la consulta, reclamación o aclaración del usuario por cualquier medio que facilite su recepción, incluidas las sucursales u oficinas de atención al público y responder por escrito dentro de un plazo que no exceda de treinta días hábiles.

Sin embargo, el senador Casillas precisó que fuera del plazo de respuesta no existe otro en el que la institución financiera deba resolver en definitiva el asunto, sobre todo cuando se trata de una reclamación, por lo que se estaría en el supuesto de una controversia.