CIUDAD DE MÉXICO, 22 de marzo, CÍRCULO DIGITAL / AMPRYT. El diputado de Morena en la Asamblea Legislativa, José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, presentó ante el Pleno, la iniciativa de Ley de Protección y Salvaguarda del Patrimonio Cultural Tangible e Intangible de la Ciudad de México y sus Alcaldías.

La iniciativa busca dotar al patrimonio cultural tangible e intangible de la Ciudad de México, de una protección indubitable, además de proteger a las comunidades y a las personas que pertenecen a ellas, contribuyendo a incrementar el capital social y las acciones sociales relacionadas con la identidad y el orgullo.

La iniciativa, precisó Suárez del Real, reconoce, de manera particular y colectiva, el Derecho Humano de acceso, goce y disfrute de los bienes que integran el Patrimonio Cultural en todas sus manifestaciones, y obliga a las autoridades de la Ciudad a garantizar este derecho en favor de los habitantes y de los visitantes de la capital del país.

Asimismo, agregó el legislador, obliga a las autoridades a salvaguardar y proteger de cualquier daño o menoscabo al Patrimonio Cultural.

Además, Suárez del Real señaló que esta Ley pretende resguardar al Patrimonio Cultural de cualquier vulneración que pudiera recibir a causa de decisiones administrativas en su conservación, e incluso ante cualquier vulneración que pudiera recibir como consecuencia de conflictos internos o externos.

El diputado de Morena explicó que el patrimonio cultural es el legado de bienes tangibles y de atributos intangibles que un grupo o sociedad ha heredado de generaciones pasadas, que se mantiene en el presente y que se conserva para el beneficio de las generaciones futuras.

Para ello, explicó Suárez del Real, la ley plantea un marco normativo que respeta y maneja adecuadamente la relación simbólica que existe entre la cultura y la naturaleza, y vincula de manera directa a la sociedad civil, para impulsar que las comunidades perciban, protejan y fortalezcan el Patrimonio.

El Patrimonio, detalló el legislador de Morena, se compone de la cultura tangible, entre la que se encuentran los edificios, monumentos, paisajes naturales, libros, obras de arte y artefactos; pero también incluye las tradiciones y las expresiones vivas heredadas de nuestros ancestros que se replican hasta la actualidad, tal como las tradiciones orales, las artes interpretativas, prácticas sociales, rituales y festividades, adicionalmente se encuentra la herencia natural, que incluye los paisajes naturales y la biodiversidad.

Dicho Patrimonio, concluyó Suárez del Real, se garantizará mediante la clara y puntual coordinación de facultades concurrentes entre los tres niveles de gobierno, respetando las facultades del INAH e INBA, las de la Secretaría de Cultura y los aportes de las Alcaldías.