Ciudad de México a 08 de Diciembre (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-Si bien la Constitución Mexicana establece la realización del Servicio Militar y el alistamiento a la Guardia Nacional como obligaciones de los mexicanos, es necesaria la creación del Servicio Civil y Comunitario Nacional, en la búsqueda de un país pacífico y con mayor sentido de colectividad, así como de espacios donde las y los jóvenes sean tomados en cuenta, propuso el diputado Guillermo Santiago Rodríguez.

El integrante de la Comisión de Juventud de la Cámara de Diputados aseveró que el Servicio Militar y el alistamiento ya quedaron rebasados por nuevas formas de participación social, en las que los jóvenes, mujeres y hombres, forman parte activa.
En entrevista, dio a conocer que el pasado 29 de noviembre presentó ante el pleno camaral una iniciativa de reformas a los Artículos 5, 31 y 36 de la Constitución Mexicana, cuyo objetivo es contrarrestar la política de abandono del Estado hacia la juventud.
Consideró que la transformación del Servicio Militar obligatorio permitirá atender las necesidades de las y los jóvenes, con el fin de que puedan transitar hacia la ciudadanía, particularmente para quienes –en el ejercicio legítimo de su derecho de objeción de conciencia– prefieran actividades distintas a las militares para demostrar su compromiso con el proyecto nacional.
“Proponemos que el servicio civil y comunitario nacional sea obligatorio para las y los mexicanos, mientras el Servicio Militar sea voluntario para que las juventudes contribuyan al desarrollo de sus comunidades, pueblos y ciudades. Más jóvenes ciudadanos, menos soldados”, puntualizó el legislador federal de Morena.
Santiago Rodríguez dijo que a través del Servicio Social y Comunitario mujeres y hombres jóvenes podrán elegir una institución que sea de su interés para participar en actividades de carácter social, cuya realización fomente la cultura de la solidaridad, así como valores humanos, cívicos y socioculturales que les permitan constituirse como ciudadanos responsables y copartícipes del desarrollo de sus comunidades.
“En su defecto, cuando así lo decidan, asistirán en los días designados por el ayuntamiento del lugar en que residan para recibir instrucción cívica y militar que los mantenga aptos en el ejercicio de los derechos de ciudadano, el manejo de las armas y conocedores de la disciplina militar”, recalcó.
Sostuvo que ante la demostración de fuerza, capacidad y voluntad de los jóvenes, México necesita más manos solidarias y voluntad en las comunidades, pero también menos armas y menos energía en los cuarteles.
La iniciativa del diputado Guillermo Santiago Rodríguez fue turnada la Comisión de Puntos Constitucionales para su dictamen.