Ciudad de México a 16 de Febrero (  MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).Esta semana, el Grupo Parlamentario de Morena presentó ante el pleno una iniciativa para plasmar en el Muro de Honor de la Cámara de Diputados la leyenda “Al Movimiento Estudiantil del 68” y conmemorar el 50 aniversario de este suceso histórico, a cumplirse el próximo 2 de octubre.

Presentada por el diputado Roberto Cañedo Jiménez, a nombre de la diputada Maricela Contreras Julián, mencionó que se propone la iniciativa a manera de “homenaje a la juventud mexicana, a las conquistas democráticas, y los derechos desencadenados a partir de este movimiento”.

Refirió que la frase “2 de octubre no se olvida”, “encierra el significado del parteaguas de la historia del México contemporáneo y uno de los episodios más oscuros del ejercicio del poder en este país”.

Por su parte, la diputada Contreras Julián refirió que esta propuesta es pertinente para retomar la experiencia de este suceso histórico para decir: “¡no a la militarización!, pues conocemos los alcances que puede tener el ejercicio del poder en manos de una figura autoritaria”.

Acotó que entre los aportes que este movimiento dio a la vida democrática y social del país, se encuentra “el derecho al voto a partir de los 18 años; las reformas políticas de 1977; la lucha de la mujer por el libre uso de su cuerpo: se planteó la despenalización del aborto y el uso de anticonceptivos; inició el debate sobre los derechos de las niñas y los niños; se generó la lucha de las lesbianas y los homosexuales por el reconocimiento de sus derechos; se planteó la necesidad de contar con una política a favor de los que menos tienen”.

“Las libertades conquistadas a partir del 68 tienen una gran trascendencia: se debilitó y comenzó a desaparecer el autoritarismo, el despotismo del marido sobre su mujer, del profesor sobre los estudiantes, del jefe sobre sus empleados, del empresario sobre sus obreros, del dirigente político o sindical sobre sus subordinados”.

“Todos estos cambios demandaron en México redoblar esfuerzos para la modificación institucional que permitiera transitar de un sistema político rígido hacia un sistema más incluyente, que permitiera recibir opiniones disconformes al discurso oficial y establecer las reformas electorales que dan lugar a la nueva composición democrática que se expresa en esta soberanía”.