Ciudad de México a 15 de Febrero (MENSAJE POLÍTICA/CÍRCULO DIGITAL).-Incluir los conceptos de hostigamiento y acoso sexual en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia es un avance importante, que permitirá al Estado mexicano contar con la herramienta adecuada para denunciar y sancionar esas conductas, las cuales se presentan todos los días en cualquier espacio, incluida la Cámara de Diputados, señaló la diputada Concepción Villa González.

“El acoso sexual es parte integral de la vida cotidiana, particularmente en lugares públicos y se utiliza para restringir la libertad de una mujer”, denunció la integrante de la Comisión de Igualdad de Género.

Ante el pleno del Palacio de San Lázaro, la legisladora federal de Morena celebró que las reformas al Artículo 13 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia constituyen un avance en materia de los derechos de las mujeres.

Por fin, agregó, se establece que el hostigamiento sexual se debe atender como cualquier conducta que comete una persona en contra de otra con fines lascivos, mediante el ejercicio del poder, el asedio reiterado o valiéndose de su posición jerárquica, derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas o cualquier otra que implique subordinación.

Indicó que el acoso sexual se entenderá como cualquier conducta que comete una persona en contra de otra mediante el ejercicio abusivo del poder, acoso u hostigamiento con el fin de incordiarla sexualmente, así como aquellas conductas con una connotación sexual que no son consentidas por quien las recibe y que pueden conllevar a un estado de riesgo o indefensión para la víctima.

En ese sentido, Concepción Villa lamentó que el hostigamiento y el acoso están en todas partes, y que en América Latina la sociedad las ha normalizado, mientras que en México ocho o nueve de cada diez mujeres han sido víctimas de tales conductas.

“En la Ciudad de México, el 96 por ciento de las mujeres encuestadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía había experimentado algún tipo de violencia sexual en espacios públicos, el 58 por ciento de ellas había sido tocada físicamente”, mencionó.

Por último, subrayó que para disminuir este problema es esencial contar con herramientas adecuadas para denunciar y, sobre todo, sancionar esas conductas; ya que la impunidad, falta de conciencia y educación promueven que el hostigamiento y acoso sexual imperen.