CIUDAD DE MÉXICO, 17 de Marzo de 2018 (BALOÓN CUADRADO / AMPRYT). – Cada vez que Tania Morales, capitana de Chivas, toca un balón, su semblante adquiere un tono de dualidad, las sonrisas escapan al tiempo que mantiene seriedad en su mirada para pelear en el terreno de juego. El futbol ha sido el pilar de su vida, y a los 31 años de edad finalmente puede gozar de las mieles del éxito por su trabajo en las canchas.

Morales vivió la transición del balompié femenil mexicano. Es de las pocas jugadoras mayores de 23 años que han tenido la oportunidad de ser parte de la primera Liga MX Femenil, pero también compartió la cancha con las pioneras de este deporte, como Maribel Domínguez e Iris Mora.

“Me alcanzó para estar con la generación de Maribel, Iris Mora, Mónica Vergara, gente a la que le hubiera encantado estar en esta liga. ¡Para todos hubiera sido un deleite verlas!”, expresa con añoranza, por lo que afirma tener un fuerte compromiso con el balompié femenil.

“Tengo esa responsabilidad moral con las ex jugadoras, porque les costó abrir puertas, ellas vencieron las carencias”, dice con un semblante reflexivo.

“Es una liga que esperamos mucho tiempo y somos contadas las jugadoras a las que nos toca estar en este proyecto, lo consideramos como un regalo después de tanto tiempo de espera, de aguantar carencias, falta de apoyo”, agrega como si recordara la etapa en la que el futbol femenil no tenía proyección. “Ahora los medios ya nos ponen atención”, contrasta.

Morales fue parte de la selección mexicana Sub 20 que participó en la Copa del Mundo de 2006, certamen donde fueron eliminadas en la primera ronda. Vistió de nueva cuenta la playera tricolor para jugar con la escuadra mayor el preolímpico 2008, donde anotó dos goles.

De esa etapa recuerda que era complicado ser parte del representativo nacional, porque “nadie se daba cuenta de dónde veníamos las jugadoras, además era difícil llegar con un buen ritmo a las concentraciones porque no había una liga para tener un entrenamiento constante”.

Tania retornó hace unas semanas a la selección para realizar una gira en Turquía. Un título con Chivas y un gol olímpico fueron el pase para que fuera considerada por Roberto Medina, técnico del Tricolor Femenil.

–¿Qué tanto te costó regresar a una convocatoria de selección?

–Mucho –responde con un aire sentimental–. Es algo que esperaba en el fondo, quería una nueva oportunidad para hacer las cosas a mi manera –señala, y reconoce que en sus primeras participaciones– no tenía todo este conocimiento ni la madurez personal y deportiva que ahora tengo”.

Talento mexicano

Morales puede presumir un título como directora técnica, un cargo al que aspira en un futuro con alguno de los equipos de la Liga Mx Femenil. Acepta que este torneo impulsó su trayectoria como futbolista, pero también “pudimos ver que realmente hay talento mexicano”.

Asegura que vive la mejor etapa de mi carrera deportiva y lo disfruta más al saber que tiene el reto de defender el campeonato que ganó con Chivas.

Sabíamos que iba a ser un torneo más complicado, porque el escudo de Chivas pesa donde se pare y siempre todos los equipos le quieren ganar al Guadalajara y ahora más sabiendo que es campeón. El segundo torneo femenil ha sido difícil, pero eso nos gusta, además se aprende a vivir con esa responsabilidad, con esa presión.