Ciudad de México a 25 de Octubre de 2017 (CÍRCULO DIGITAL).-El combate a la corrupción es y será un esfuerzo colectivo, nacional; es decir, un esfuerzo del Estado mexicano, aseveró en la Cámara de Diputados la Titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Arely Gómez González.

Al comparecer ante las comisiones unidas de Transparencia y Anticorrupción, y de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, señaló que desde su llegada a la institución se ha trabajado en la construcción de una nueva Secretaría, donde la relación directa con la sociedad es indispensable para consolidar un gobierno honesto, eficiente y transparente.

Asimismo, afirmó que la SFP habrá de desempeñar su trabajo a la altura de la exigencia nacional.

Reconoció que un diagnóstico del INEGI señala la corrupción como uno de los tres problemas que más preocupa a las mexicanas y los mexicanos. Además, citó un reporte de Transparencia Internacional, donde se señala a México como el país con el índice de corrupción más alto en América Latina y el Caribe.

“La corrupción y la impunidad han dañado la confianza plena entre gobierno y sociedad”, sostuvo.

Informó que, con el propósito de fortalecer la credibilidad y recobrar la confianza ciudadana en el gobierno, se diseñó un ambicioso Plan de Trabajo Institucional, en el que el Gobierno Abierto, Moderno e Íntegro son los tres ejes que rigen la actuación de la SFP.

Como parte del eje Gobierno Moderno, la Titular de la SFP subrayó que el uso de la tecnología ha cambiado la forma de interactuar con la sociedad, fortaleciendo la relación entre ciudadano y gobierno, y reduciendo espacios a la corrupción y a la impunidad.

Explicó que, a este respecto, el gobierno federal tiene servicios digitales disponibles las 24 horas del día, los 365 días del año, desde cualquier lugar, usando solamente un dispositivo conectado a internet.

En lo relativo al eje Gobierno Abierto, dijo que el Presidente Enrique Peña Nieto, desde el principio de su administración, promovió un gobierno que actúa desde, para y con la sociedad, mediante el impulso a mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y participación, que garantice el acceso a los programas gubernamentales y al diseño, evaluación e implementación de políticas públicas.

“Los gobiernos abiertos son la nueva frontera de la democracia, ya que generan confianza en los procesos gubernamentales, mediante políticas de transparencia y rendición de cuentas”, aseveró. Reportó que México es el primer lugar, entre 125 países, en el uso de Datos Abiertos, según la organización Open Data Watch.

Gómez González destacó el proceso de modernización del Sistema CompraNet: con este propósito, el pasado 28 de febrero se instaló el Grupo de Trabajo Plural en Compras Públicas, coordinado por la SFP, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y que cuenta con un nutrido grupo de expertos de la sociedad civil, la academia, cámaras empresariales e instituciones.

En lo referente al eje Gobierno Íntegro, señaló que se ha buscado garantizar a los ciudadanos que el actuar del gobierno sea siempre en un marco de legalidad, con apego a los derechos humanos y desde una sólida ética pública, que reconozca la trascendencia y responsabilidad de la acción gubernamental.

“La corrupción impide el desarrollo, frena los esfuerzos por alcanzar la paz social y suspende cualquier anhelo delineado en la letra de la ley para generar mejores condiciones de vida”, advirtió.

Frente a ello, destacó que el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) se encuentra en marcha: se ha aprobado gran parte de su marco normativo, la mayoría de sus leyes han entrado en vigor, la mayor parte importante de sus autoridades han sido nombradas, nos reunimos de manera continua; y los poderes y niveles de gobierno se encuentran trabajando en esta misma dirección.

En el marco del Sistema Nacional de Fiscalización, destacó los mecanismos de coordinación entre la SFP y la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entidades locales de fiscalización y las instancias homólogas de control interno en los estados. “Dicho sistema representa un modelo innovador y dinámico para la fiscalización de recursos públicos, que no tiene precedentes en México y pronto empezará a dar resultados”, indicó.

Tras dar cuenta del estado de casos como la vigilancia de los recursos asignados a la reconstrucción; del tema Odebrecht; del llamado “Paso Exprés” y del asunto de subcontrataciones entre entidades y universidades públicas, subrayó que en la nueva SFP “estamos trabajando para cambiar la percepción ciudadana sobre nuestras actividades y logros”.

“Estamos comprometidos con la sociedad mexicana en la generación de una política útil de rendición de cuentas permanente y estamos trabajando decididamente para generar los cimientos de una sólida política de combate a la corrupción y la impunidad, en el marco del Sistema Nacional Anticorrupción”, concluyó.